miércoles, 24 de agosto de 2016

Los demonios de ser mal hijo

Publicado por Danny Grrrr en 14:43 4 comentarios
Cada día que pasa me doy cuenta que falta tan pero tan poco para la llegada de bebé, que me pone de nervios.

En realidad no he hablado mucho sobre este embarazo porque ha pasado a prisa, sin complicaciones y con muchos cambios en otros aspectos de vida que parecen acaparar la atención.

Sin duda la llegada de un nuevo bebé está lleno de emociones  y es que a pesar de ser el segundo es diametralmente distinto al anterior.

Antes de saber que estaba embarazada, llevaba días llorando, con las emociones a flor de piel, cualquier cosa me hacia sentirme desprotegida, en uno de estos días borrosos (de tantas lágrimas) tuvimos un ejercicio de escritura en la oficina.

Les he contado anteriormente que me dedico a la publicidad, tengo un equipo de trabajo increíble, lleno de personas creativas, con perfiles muy diferentes y lo más importante con una calidad impresionante de humildad, grandes seres humanos que día a día me acompañan y de quienes aprendo. En ese entonces, procurábamos tener una sesión a la semana en la que intercambiábamos ejercicios creativos, prototipos de productos, ideas, manualidades, textos.

Era 25 de Enero, el ejercicio fue escribir sobre el primer recuerdo, mi estado de animo evidentemente no era el mejor, así que mi primer recuerdo no era para nada feliz. Lloré desde que empece y hasta que terminé de escribirlo, cuando me toco leerlo a todos, la voz se me cortaba, tuve que hacer varias pausas porque me era imposible decir una palabra sin sollozar, me dolía cada una de las palabras que había escrito. Me preguntaba ¿Cómo pude hacer eso?...

Terminé con los ojos rojos, el corazón destrozado y sin poder calmarme, todos me veían con angustia, en ese segundo mire a uno de mis amigos, me acerqué y le dije con voz bajita "Estoy segura que estoy embarazada", solo así, me miro con una cara de desconcierto y me preguntó que si estaba segura, le dije que no sabía pero que no había otra explicación para tantas lágrimas, pase toda la tarde en la oficina dudando, con ganas de saber de una vez por todas, así que corrí a casa y Salvador y yo compramos una prueba de embarazo, entré al baño, hice pipí sobre la prueba y en dos segundos ya marcaba positivo.

Salí de ahí llorando todavía más, Chava me abrazó e inmediatamente supo el resultado de la prueba, estaba feliz pero no podía dejar de llorar, él pensó que no lo tome bien, pero en realidad estaba en shock, durante esos días previos dude tanto de ser una buena madre de Victoria que la noticia de ser mamá de nuevo solo me causaba más preguntas internas.

Los sentimientos en este embarazo han sido una montaña rusa, pero si de algo estoy segura es que este bebé está lleno del amor con el que fue pensado, no se si seré/soy una buena madre, pero creo que nunca te dejas de cuestionar eso, justo ahora, solo se que no puedo esperar más, ya quiero tenerlo en mis brazos y llenarlo de besos.


Por si tenían duda, aquí está lo que escribí como mi primer recuerdo, por ahí dicen que nuestros miedos sobre ser malos padres, vienen de nuestros demonios por ser malos hijos y tal vez tienen razón...

Se de varias personas que tienen recuerdos claros de su primer año de vida, incluso he escuchado de gente que tiene recuerdos de cuando estaba en el utero, pero yo no. 
Después de un ejercicio en el que requerí a mi memoria trabajar extra, recordé uno de esos días en donde mi infancia no era tan feliz.
Mis padres nunca estuvieron casados, jamás fueron novios, mi existencia en este mundo es una coincidencia, pero hace unos años asimilé que era una agradable concidencia.
Durante mis primeros años escolares esa agradable coincidencia era en realidad una desafortunada coincidencia, mi vida escolar paso en el mismo colegio, un colegio de señoritas educadas por religiosas.
En el colegio había de todo, niñas con un nivel socio-economico elevado y otras que no tanto, cada ciclo escolar iniciaba de la misma forma, cada año habia algo que lo complicaba, crecer.
Mi primer recuerdo se remonta al cuarto grado de primaria, todas las tardes después del colegio mi abuelo pasaba por mi, llegaba a casa y comía, dormía la siesta, jugaba un poco y esperaba a que mi madre llegara de trabajar para hacer la tarea.
Era un día de esos normales, llevaba varios cuartos de hora tratando de resolver un problema de matemáticas, de esos que nunca han sido mi fuerte, mi madre estaba sentada junto a mi, desesperada, no más que yo.
Por un momento sentí como si una furia inmensa se apoderaba de mi, en un arrebato aventé todo lo que había en la mesa, un vaso de cristal lleno de agua salió por un lado, se estrelló contra el piso y se rompió.
Con otra mano arranqué las hojas del cuaderno en el que estaba trabajando, cuando la furia se bajo, se activo la conciencia, sabía lo que había hecho y la cara de desconcierto de mi madre me lo confirmaba, ella salió de la habitación con la mano levantada, supongo que tenía unas ganas enormes de darme un golpe pero se contuvo.
Lo vi en sus ojos, en cuanto ella salio yo corrí a refugiarme debajo de la mesa, minutos después ella regreso, solo veia sus pies, aunque trataba de esconderme, el llanto incontrolable que salia por mis mejillas me delató.
Con el inmenso amor que me tiene llego a mi escondite, me preguntó que pasaba y con lágrimas en los ojos le contesté “Tu tienes la culpa, todas las niñas llegaron al colegio hoy contando sobre sus vacaciones increibles con sus papás y yo, yo no estoy con mi papá y es tu culpa”.





martes, 23 de agosto de 2016

El primer día de preescolar

Publicado por Danny Grrrr en 9:32 3 comentarios
Estoy sentada en un Starbucks disfrutando de un envuelto poblano y una bebida fría a las 8:21 am, nunca aprendí a tomar bebidas calientes como primer alimento en las mañanas.

Mientras me bañaba decidí que me tomaría el tiempo de escribir de nuevo en este bonito espacio, además motivos me sobran, estoy de 36 semanas de embarazo y me acabo de iniciar en el primer grado de preescolar.

¿Qué como fue el primer día? Ufff, la verdad no tengo mucho de que quejarme, descubrí que toda la disciplina inculcada por el colegio y por mi madre, sumadas al trabajo en equipo son la guía para hacer las cosas más fáciles.

Hoy más que nunca entiendo que la razón por la que existen las fechas de entrega es porque es demasiado irresponsable pensar que todos esperan por ti, en el colegio de Victoria establecieron diferentes fechas a lo largo de la semana pasada, la primera de ellas era para comprar los materiales que usarían a lo largo del año y la segunda para entregar todos esos materiales perfectamente forrados además de revisar que los uniformes y los papeles completos, no faltaron los papás que hicieron todo esto el primer día de clases, generando un caos en la puertita de entrada.

Afortunadamente tuve tiempo de sobra para hacer todo esto, pero estoy segura que de seguir en la oficina igual hubiera entregado todas las cosas, porque soy una obsesiva con el regreso a clases, en fin llegó el gran día, Chava, Victoria y yo preparamos todo para que saliéramos bien de casa y llegáramos al colegio con tiempo.

La noche anterior, nuestra primera batalla fue la de dormir temprano, Victoria acostumbraba dormir pasadas las 11 de la noche, después de mil intentos y dejándola acostarse con nosotros logramos que durmiera a las 10, al menos considerando que tenía que estar despierta a las 6am dormiría las 8 horas que se deben.

Mientras ella dormía plácidamente, baje a la cocina dejé medio listo el lunch, el uniforme, repasé mentalmente la rutina y finalmente intenté dormir, los nervios me tomaron por sorpresa, solo pensaba en que seguro no lograría despertar a tiempo, me aseguré que la alarma sonara, hice pruebas una y otra vez y cuando logre pegar los ojos una patada de bebé en el utero me volvió a despertar.

Así se pasaron mis 5 horas de "sueño", pegué un brinco de la cama y corrí a despertar a Victoria como si fuera el día de reyes, como la mayoría de los días despertó con una sonrisa, no voy a decir que fue fácil porque tuve que hablarle cerca de 10 veces.

Se baño sola mientras yo esperaba sentada ahí junto, nunca había despertado a esa hora entonces me dijo "Mamá pero es de noche" tuve que explicarle que así empezaba el día y después de muchas preguntas terminé contándole de que va el movimiento de rotación; hizo cara como que me entendió así que ahí lo deje.

La vestí, hacía mucho frío así que lo hice lo más rápido que pude y después vino lo más complicado, EL PEINADO... Dios mío, yo apenas me hago un chongo en la cabeza y ahora tenía que hacer que mi hija lograra pasar del medio día con cada pelito acomodado en su lugar.

Ni un centenar de tutoriales de Youtube me salvarían de esta, así que invoqué a los dioses del buen peinar e hice mi mayor esfuerzo... 15 minutos después, ¡Voilà! todo estaba donde tenía que estar, baje corriendo, subí el desayuno, desperté a Chava, baje de nuevo a terminar de hacer el lunch, me metí a bañar, me vestí y le puse el vestido del uniforme a Victoria, pedí el uber, todo eso en cerca de 28 minutos.

Llegamos al colegio con 15 minutos de anticipación, mi corazón estaba a todo lo que daba, mi pequeñita se iría por primera vez a un lugar lejos de su familia, un lugar lleno de personas que no conocía pero de las que debía aprender cosas, nunca fue a una guardería, ni convivió con otros niños más allá de los de la familia (que no son poquitos), solo me quedaba dejar de ser una mamá helicóptero y confiar en que todo estaría bien.

Antes de entrar la bese todo lo que pude, nos tomamos una foto de primer día de clases y sin más entro al colegio sin voltear para atrás, la recibieron diciéndole "Qué bonita sonrisa, bienvenida" entonces mi corazón se sintió más tranquilo, al menos no fue un drama, como el de otros niños que lloraban junto a ella.

La única que lloró, cuando ella tan autónoma e independiente se sentó en una banquita a esperar, fui yo, no pude evitarlo, ese sentimiento es otro de los miles que no conoces antes de ser madre, angustia, miedo, felicidad, incertidumbre, confianza, terror, emoción, alegría, no existe una palabra para todos esos sentimientos juntos.

Nos quedamos espiando desde el otro lado de la puerta hasta que sin más la directora dijo, "Bueno papás, nos vemos más tarde y cerró la puerta", volví a llorar. El día se pasó rápido, mientras intentaba solucionar cosas de papeleos de adulto, llegó la hora de ir por ella al colegio.

Llegué y había una fila enorme de papás que ya esperaban a sus pequeños, se me hizo una fila más grande que tratar de entrar a un baño en pleno Corona Capital, preparé la cámara para grabar su carita, tenía miedo de que estuviera golpeada, llorando, que no hubiera avisado que necesitaba ir al baño, pasaron 5 segundos entre que dijeron su nombre y ella caminara a la puerta, salió de ahí sonriente, me dijo "Hola mami" mientras a mi se me cortaba la voz haciendo todo tipo de preguntas.

El resto del día no fue más fácil, de pronto mi hija se había convertido en un bebé de 1 año que hablaba arrastrando todas las palabras, consentida y que a primera impresión había perdido su independencia, no se que pasó en el primer día de clases, pero hizo más berrinches que en toda su vida, la recuperamos después de las 9 de la noche cuando su papá hablo con ella sobre "Ser ella misma y no imitar a nadie más".

Este será un camino largo, pero juntos lo haremos bien y aprenderemos todos los días.

Cuéntenme ¿Cómo fue su primer día de clases?.
Me va a dar mucho gusto leer por aquí o en cualquiera de mis redes sus comentarios, saber si quieren que les cuente algo en específico o simplemente leer un hola.

Gracias como siempre por leerme.




viernes, 8 de agosto de 2014

Mamá, estoy embarazada

Publicado por Danny Grrrr en 0:38 0 comentarios

Los doctores regularmente te piden que esperes hasta el tercer mes para dar la noticia de tu embarazo, incluso utilizan frases de pánico como "Yo me esperaría a dar la noticia hasta después de los tres meses, hay una posibilidad de que tu embarazo no se logre" "No te emociones mucho todavía, si estas embarazada, pero hay muchos factores de riesgo previos al tercer mes".


Esas frases son el tipo de cosas que una vez que sabes que estas embarazada no quieres escuchar, pues uno de los súper poderes incluidos en el paquete de heroína/madre (y el menos agradable) es la paranoia total.


Pasé muchas noches sin dormir desde que me entere de la noticia, pensando una y otra vez la manera más indicada para decirle a mi madre que sería abuela. Para que entiendan un poco más les hablare de mi relación con mi madre.


Nací cuando mi mamá tenía 22-23 años, viví con ella en casa de mis abuelos maternos toda mi vida, hasta los 21 que decidí que ya era lo suficientemente "adulta" para vivir sola, nuestra relación siempre ha sido de confianza y de amor, obvio pasamos por la etapa en la que yo sentía que no me quería y que todo lo que hacía era para joderme la existencia, después se convirtió en mi mejor amiga pero sobre todo en la persona más admirable que existe en mi universo.


Cuando una persona tiene todas estas cualidades resulta muy difícil hacer cualquier cosa sin pensar en su aprobación, en las noches antes de quedarme dormida, lloraba de incertidumbre y miedo, por un lado sentía que estaba violando el código de confianza al no decirle tan relevante noticia, por otro, moría de pánico sólo de pensar que después de enterarse me pediría que no volviera a verla pues era una "deshonra" para la familia.


Y así empezó un momento de altibajos emocionales en todos los aspectos, empecé a odiar mi trabajo renuncié, me volví poco tolerante ante cualquier situación, empecé a gritar, enojarme, llorar, sentir furia por nada, regañar a mi perro, alejarme de la persona que sostuvo mi mano durante el primer ultrasonido...


Todas esas emociones negativas se las adjudicaba a otras personas, cuando solo vivían en mi cabeza, uno de esos días de colapsos emocionales discutí con @Mangadelmuerto por una razón muy estúpida que ahora ni recuerdo, a gritos le dije que me iba de la casa, era muy tarde ya, me salí sin tener éxito en mi búsqueda de un taxi.


El aire en la calle estaba particularmente frío, incluso llovía un poco, camine varias cuadras llorando, después de 30 minutos decidí regresar a la casa, entré, subí a nuestra habitación y le llamé a mi madre, le pedí que viniera por mi y que me llevara a dormir a su casa. Mi madre no me cuestionó, tomo el auto y salió en camino a mi casa.


Mientras llegaba me encerré en la habitación, estaba tan enojada (por nada) que cualquier cosa que saliera de mi boca sería un insulto y no quería lastimar a @Mangadelmuerto, sonó mi teléfono, era mi mamá diciendo que ya había llegado.


Salí de la casa sin despedirme, con una mochila y ropa para cambiarme al siguiente día, me subí al auto y mi mamá preguntó "¿Qué pasó?" a lo que contesté "Nada Ma, problemas tontos, pero prefiero dormir en la casa".


Llegamos a casa de mi madre, me puse una pijama y me metí en la cama, desde donde estaba,  podía ver que mi madre seguía despierta viendo la televisión, intenté domir, pero lo único que podía hacer era dar vueltas en la cama, empecé a llorar de nuevo, me dolía la cabeza, tenía ganas de vomitar.


Aún sin hablarle a @Mangadelmuerto le envié un mensaje que decía "Ya le voy a decir a mi mamá, no puedo más". La respuesta fue "Tienes todo mi apoyo, espero que no quiera matarme después de que se lo digas".


Salí de las cobijas, me senté en el borde de la cama, intenté ponerme de pie pero de primer impulso no lo logré, mis manos temblaban, mi corazón estuvo a punto de salir por mi garganta, escuchaba mi respiración, me levanté.... Caminé a la habitación de mi madre, me puse enfrente de la televisión y le dije "Mamá, tengo algo muy... " rompí en llanto... respiré y retome la frase.  "Mamá, tengo algo muy importante que decirte".


Mi mamá acostada en su cama se incorporó, encendí la luz de la habitación y le puse "mute" a la televisión, inicié el discurso con la voz entrecortada... "Yo se que tus planes para mi siempre han sido que sea la mejor en todo, también se que si de alguien aprendí a ser fuerte es de ti, quiero que sepas que lo que voy a decirte ahora para mi no es un error, no es una metida de pata, es una noticia que me hace mucha ilusión y me gustaría que la tomaras de la misma manera"


El rostro de mi madre se transformó por completo, había angustia en su mirada, pero nunca dejó de tener esa expresión de calma que en mis peores momentos me ha salvado, continué... "Lo que quiero decirte es algo que comprendo, es una gran responsabilidad" supongo que después de esa frase mi madre sabía perfecto a lo que me refería, yo seguía diciendo todo con lágrimas en los ojos.


"Mamá, estoy embarazada, llevo dentro de mi a alguien que a pesar de ser del tamaño de un frijol, me ha hecho la mujer más feliz de la vida, lo espero con todo el amor de mi corazón, comprendo también que alguna vez estuviste es esta misma situación y no me gustaría pensar que yo para ti si fui un error".


Mi madre me miraba sin decir una palabra, sus ojos se llenaron de lágrimas, mi corazón no pudo más y mi cerebro no podía distinguir si las lágrimas de mi madre eran de tristeza, de decepción o de alegría. Empecé a berrear, como cuando pierdes la esperanza en todo, cuando dejas de creer en ti...


No pude seguir hablando, ahora me tocaba escucharla... Ella solamente preguntó si todo estaba bien, si ya había ido al doctor, si había pensado ya en la responsabilidad que implicaba, si @Mangadelmuerto estaba conmigo, si alguien más lo sabía, yo respondí a todas las preguntas. Me abrazó.


Me pidió que se lo dijera a mi padre, me negué, le dije que no quería que nadie se enterara hasta que me sintiera lista para decirle a todos, ella lo respetó, terminé de hablar con ella y corrí a la sala, le llamé a @Mangadelmuerto y le dije como había salido todo, le pedí disculpas por actuar así antes de salirme de la casa, le dije una y otra vez lo mucho que lo amo y que sin importar lo que pensara todo el mundo ahora eramos los tres en contra de todos... me quedé dormida llorando.


Mi madre estuvo un poco distante unos días, la envié mensajes, la llamé, me respondía pero con una seriedad que me helaba el corazón, tenía tanto miedo de haberla defraudado, tenía tanto miedo de que no hubiera entendido lo feliz que me encontraba que también me alejé.


Un día de esa misma semana, por la noche recibí un mensaje de mi padre, el mensaje decia" Los quiero mucho y saben que pueden contar conmigo para cualquier cosa". Fue después de eso cuando me dí cuenta de que mi mamá había hablado con mi papá.


Al principio sentí enojo, ¿Cómo había podido hacer algo que le pedí que no hiciera?. Después me dí cuenta que lo hizo por el gran amor que me tiene y fue cuando por fin me sentí feliz de nuevo, no había dejado de quererme,  solo que desde luego no era una noticia fácil de digerir.


El tiempo ha pasado desde eso, mi madre cada día me demuestra más el amor que siente por mi, en sus ojos veo la ilusión de esperar a quién vive dentro de mi y yo, soy la más feliz pues tengo la mejor escuela en ser madre.



*por alguna razón esta entrada había desaparecido, pero la comparto de nuevo y les dejo una imagen que dice mucho más que cualquier frase aquí escrita...


martes, 29 de julio de 2014

¿Qué hago con todo esto?

Publicado por Danny Grrrr en 15:53 0 comentarios
Ser mamá es una emoción que no se compara con nada más, es felicidad, risas, lágrimas, angustias, sonrisas y mucha comida.

Procesar y crear un ser humano requiere de muchas fuentes de energía, estoy segura que muchas mujeres como yo saciaron todos y cada uno de sus antojos durante el embarazo.

Cosa que no esta mal pero tampoco esta bien, existen antojos que no aportan algo que haga la diferencia en el crecimiento y desarrollo del bebé, al contrario te suman kilitos extra.

Durante el embarazo justificas tus kilos de más con frases como “Estoy comiendo por dos” “Si no me lo como va a salir con cara de __________ (inserte antojo lleno de calorías)”, pero ¿Qué pasa con todo eso después de que nace tu bebé? exacto, ¡SE QUEDA AHÍ EN FORMA DE GORDURA!.

Después viene la lactancia, en donde se supone que bajarás de peso cuando tu bebé coma y coma y vuelva a comer cada dos horas, pero si eres alguien como yo que no pudo lactar, sabes que esos kilos de más han sido muy difíciles de eliminar.

No sólo eso, la vida para una mamá trabajadora es dos veces más complicada, dejar al bebé listo para que quien lo cuide no tenga problemas, correr a la oficina, tener juntas cada hora, olvidar desayunar y por la tarde comer cualquier cosa, ir al segundo turno labora, llegar a casa con hambre y sin ganas de cocinar para terminar pidiendo comida a domicilio… ¿Te suena?

Algo así ha sido mi vida durante el último año, he intentado cambiar mis hábitos pero mi estilo de vida lo ha hecho más complicado de lo que parece, los kilitos de más y el consumo ilimitado de azúcar y alimentos procesados han hecho que poco a poco me sienta mal, con menos energía, de malas, con mucho estrés y poca concentración.

Intenté tomar multivitamínicos, llevar una dieta más estricta, termine mi relación amorosa con la coca cola y nada de eso era suficiente, un día encontré una pista de lo que ahora ha sido una solución.

Hace una semana probé Vivant , un programa de desintoxicación que ayuda a eliminar de tu cuerpo esas toxinas acumuladas que le hacen daño a tu cuerpo y me gustaría compartir con ustedes esa experiencia.

Existen otros sistemas de detox en México pero por la atención, el precio y el apoyo a la gente local me decidí por Vivant, hacer una inversión así por 6 jugos diarios no es fácil y menos cuando además tienes que comprar leche y pañales.

Los jugos llegaron a casa en una bolsa térmica, frescos y listos para que los tomara al siguiente día.

Me desperté muy temprano y siguiendo las instrucciones me tome el Vita-Shot,  tiene un sabor inesperado para iniciar el día, me pareció un poco picante y amargo, tuve sensación de ardor estomacal pero se fue a los 10 minutos.



Después me tome Verde Coraje con bersa, espinaca y pepino, muy fresco, el sabor más dominante es el pepino, rico pero no mi favorito.



Dos horas después tome Pina-Frescante, creo que me conquisto desde el primer trago, me sentí con mucha energía, la necesaria para jugar con Victoria toda la mañana, me dio tanta confianza que incluso le di un poco de jugo a Tori y le encantó.


Llego la hora de la comida y mientras todos en casa comían delicioso yo me martirizaba pensando que tendría hambre, pero ¡Sorpresa! Mi jugo Agua-cate no sólo era delicioso (debo mencionar que ODIO el aguacate), tenía la porción necesaria para que en ese momento del día no muriera de hambre.



Era hora de recorrer la ciudad para ir por @Mangadelmuerto y tenía muchísimo sueño pues la noche anterior trabajé hasta tarde y es justo a esa hora cuando el cansancio me pega, en ese momento del día tenía que tomar mi Vivant número 4, Alka Lima, un juguito que viene acompañado de una bolsita de chia, no sólo me despertó, también me levantó, como si me hubiera tomado un redbull pero con sabor natural, sin azúcar y sin taquicardia asesina.



Pasaron dos horas y llego la hora de mi favorito Poder Violeta de Betabel, Zanahoria y Limón, si el cielo se pudiera comer, seguro sabría a esto.



Ya se hacia de noche y me dio hambre entonces me tome el útlimo Nu-ez leche, este no me encantó (porque si bien odio el aguacate, me lo como, pero la nuez de la india y yo somos enemigas) el punto es que después de tomarlo me sentí relajada y  se fue el hambre.



Me fui a dormir, al otro día desperté con la cara llena de barritos, me asuste y luego me relaje, pues es natural después de un proceso de desintoxicación, seguí las instrucciones que mandaron a mi correo después de mi día de detox y todo fue mejorando.

Pase un fin de semana de relajación total, los barritos desaparecieron al segundo día y dejaron una piel brillante (no use maquillaje durante unos 4 días después y mi piel se veía perfecta), mis uñas dejaron de romperse (aún días después siguen intactas), las ojeras desaparecieron (supongo que porque pude dormir mejor) me sentí más ligera (no más flaca).


En resumen fue una experiencia súper agradable, estoy segura que la próxima vez que lo haga, pediré el plan de 3 días, si con un día me sentí así de bien, incluso una semana después no me quiero ni imaginar como será con 3 días.

martes, 6 de mayo de 2014

El día de las madres

Publicado por Danny Grrrr en 15:48 0 comentarios
Siempre vi esta celebración como algo muy lejano en la vida, incluso ahora que soy mamá sigo sin verlo como algo que me he ganado.

Creo que la celebración del día de las madres es un reconocimiento explícito y material a los logros que has desbloqueado como madre y pues mis logros apenas son poquitos, pero significativos y estoy ansiosa por seguir aprendiendo.

Se que el agradecimiento y el amor a tu madre es algo que se celebra día con día y que no necesita una fecha en específico para hacerlo, pero vamos, a quien no le gusta recibir un regalito…

Por eso les dejo mi lista de regalos deseados del día de las madres, que además de ser cosas muy lindas, algunas apoyan la economía local y el crecimiento de pequeñas marcas mexicanas.

1. Programa de 5 días de Elixir Detox
2. Zapatitos Emma de Mitu Calzado
3. Esmaltes lindisimos de Pitahia
4. Maceta de Armadillo Pots
5. Tatuaje nuevo por Fercha Pombo
6. Galletitas deliciosas de tres chocolates de Zuckys
7. Un hermoso Mason Jar
8. Una secadora Pro Infra Radiance de Revlon Hair Tools
9. Una Bamboo Stylus 
10. Un backpack de Marc Jacobs

¿Cuál es tu wishlist?

jueves, 19 de septiembre de 2013

14 horas

Publicado por Danny Grrrr en 20:49 4 comentarios
El camino al hospital se me hizo muy largo, mi corazón latía rápidamente y apretaba la mano de mi papá mientras el manejaba, en el auto me acompañaba mi mamá, @Mangadelmuerto y mi tía, la pediatra que recibiría a Victoria.

La calle del hospital se encontraba completamente vacía, un guardia nos abrió la puerta y nos preguntó si ya habíamos llamado al medico, una señora con un peinado extraño, sentada en un cubiculo me hizo llenar una hoja con mis datos, @Mangadelmuerto que también estaba muy nervioso se sentó junto a mi mientras mi papá terminaba los trámites.

Mi tía, la pediatra me dijo que caminara mientras esperábamos al gineco, el tiempo se pasaba muy lento, mi preocupación era cada vez más grande pues el doctor no llegaba, cuando vi por fin su automóvil blanco parqueando frente al hospital, respiré tranquila.

Pasamos juntos a un consultorio de urgencias, el doctor pidió que se presentara un asistente medico con unos guantes de látex y una sábana, @Mangadelmuerto estaba conmigo, cuando supe que inevitablemente me haría otro tacto le pedí que saliera del consultorio, para algunos esto sonará ilógico después de que bueno... pues estábamos por tener una bebé y no había parte de mi cuerpo que no conociera...

El doctor empezó con ese procedimiento horrible y tras unos cuantos movimientos me dijo "ya te vas a quedar aquí", pidió a la enfermera que prepararan mi habitación, mis papás estuvieron junto a mi a cada momento, me ayudaron a instalarme, en la habitación también se encontraban los doctores, mis papas insistían en quedarse hasta que supieran que su nieta había nacido, el ginecólogo les pidió que fueran a dormir, pues el trabajo de parto sería lento.



Cada hora de la madrugada se pasaba más lenta que la anterior, yo tenía una cánula con oxitocina en la mano derecha con el objetivo de acelerar el trabajo de parto, el monitor que tenia pegado a la barriga medía la frecuencia cardiaca de la bebé y la intensidad de las contracciones. 

Durante las primeras 12 horas de trabajo de parto yo no sentía dolor alguno, los doctores y las enfermeras estaban asombrados pues tenía contracciones con la mayor intensidad y estaba twitteando, jugando y hasta me quede dormida, por lo que escuche hay muchas mujeres que con dolores de ese nivel han pedido desesperadamente que les pongan un bloqueo, pero yo, estaba muy tranquila.

Después de 10 horas ininterrumpidas de contracciones y con una dilatación de 6 centímetros el doctor decidió romperme la fuente, cosa que no tengo que mencionar fue horrible, pasaron 3 horas más, el doctor volvió a medir la dilatación y descubrió que no se había modificado ni un centímetro.

Para ese momento empece a sentir dolor de verdad, es un dolor que no puedo explicar, es como si dentro de ti hubiera un hielo que crece y crece, llorando le decía al doctor "ya saquela doctor, desde luego después de que no estaba dilatando y de que ya tenía rota la fuente el doctor decidió que no sería parto normal, así que pidió que me prepararan para una cesárea. 

En ese momento el tiempo se pasó lento, podía escuchar mi respiración, las voces de los demás decían palabras que para mi no tenían ningún sentido, mi madre me agarraba la mano y yo no podía dejar de llorar, me pidieron mantuviera la calma pues podía entorpecer el procedimiento. Nunca antes había estado en un quirófano.

Entró el anestesiólogo para informarme los pasos a seguir, me explicó a detalle lo que sentiría después de recibir la anestesia, lo puso con las siguientes palabras "cuando ponga la anestesia será como cuando vas al dentista a que te saquen una muela, sentirás todos los movimientos que el medico realice pero en ningún momento deberás sentir dolor, de ser así estaré junto a ti para bloquearlo".

Salió el doctor y mi madre se quedó junto a mi, yo seguía llorando, le dije "tengo miedo mamá" y ella me dijo que no tenía que sentir miedo, rezamos juntas y apenas terminamos, entraron los camilleros, me pasaron en dos movimientos a una camilla y me llevaron hasta el quirófano.

A la primera persona que vi ahí fue a mi tía, en ese momento toda la tensión de mi cuerpo desapareció, me pasaron a la plancha, me desvistieron por completo, el anestesiólogo me pidió que me pusiera en posición fetal y que no me moviera, cualquier movimiento sería peligroso.

Mi ginecologo en quien confié ciegamente desde el primer momento me abrazó mientras me ponían la anestesia, me dijo "tranquila nena, todo va a estar bien" me acarició la cabeza y de pronto sentí un liquido muy frío recorriendome la espalda. 

Mientras limpiaban mi panza sentí como poco a poco perdí la movilidad de las piernas, me sentía un poco desorientada, pero sostuve una plática sobre mi trabajo con el doctor, @Mangadelmuerto estaba ahí, grabando cada minuto de la llegada de nuestra bebé, yo tenía miedo por el, pues no soporta ver sangre, así que grite "estas vivo mi amor", me empece a reir cuando desde el otro lado del quirófano gritó "ssiii" de pronto el doctor dijo "lista danny, ya viene"..

El doctor no terminó la frase cuando escuche el hermoso primer llanto de Victoria, lloré, no puedo expresar con palabras lo mágico de ese momento, me atrevo a imaginar que todo el mundo se detuvo, no se si crean en Dios, pero si en algún momento dude de él, en ese instante me abrazo y me dijo "aquí tienes el regalo más hermoso del mundo". (no puedo contar esto sin llenarme de lagrimas, solo recordarlo me hace sentir dichosa)

El doctor gritó "27 de agosto, 15:44 horas, mujer"gire mi cabeza con la poca energía que me quedaba y vi como la pediatra limpiaba a mi bebé, la medía, verificaba que todo estuviera en orden, @Mangadelmuerto estaba ahí, subiendo a instagram la primera foto de Victoria, recuerdo que solo le dije "no se vale que tengas la exclusiva"... 

Unos momentos después se acercó la doctora con la bebé en brazos y la puso junto a mi, me dijo "Aquí esta tu bebé, femenino, pesó 2500 y midio 46 centímetros, se encuentra en perfectas condiciones con una calificación 8/9", después dejo su pose de doctora para decirme "felicidades mami" rompí de nuevo en llanto...

Todo el dolor y toda la espera valió la pena, tener a Victoria con nosotros es por mucho lo mejor que me ha pasado en la vida.


miércoles, 18 de septiembre de 2013

YAAAAAA!!

Publicado por Danny Grrrr en 20:47 0 comentarios
Siempre creí que cuando tuviera un hijo todo sucedería como en las películas, en donde de pronto gritas ¡YAAAAAAAAA! y es momento de salir corriendo al hospital porque el bebé esta asomando la cabeza, pero para mi sorpresa las cosas no fueron así.

Durante el embarazo me negue a hablar con otras mujeres sobre el momento del parto, tenía miedo de escuchar alguna mala experiencia y quedar traumada de por vida, tal vez de escuchar algunos consejos no habría tenido expectativas tan simples sobre el parto.

Después del baby shower el 24 de agosto, estuve caminando por ahí, fui a ver algunas cosas que quería comprar antes de que llegara Victoria, vi una película, dormí un día entero y me desperté solo porque me sentía rara, regularmente durante las noches la bebé se movía fuera de control, esa noche las cosas fueron diferentes, Tori dejo de moverse y yo entre en pánico total, naturalmente todos me pidieron conservara la calma y observara a lo largo del día los movimientos.

Pasaron varias horas, aún después de comer el movimiento era mínimo en comparación con días anteriores, llamé al ginecólogo y le conté la situación, en ese momento el me dijo; "te veo en el consultorio lo más pronto posible", llena de lagrimas por miedo a que algo malo pasara con mi bebé, salí corriendo.

Llegué al consultorio acompañada de mi madre, @Mangadelmuerto ya se encontraba ahí, pasamos con el doctor y sin preguntar nada me subió a la plancha, me hizo un ultrasonido para ver que la bebé estuviera bien, después de asegurarnos de que respiraba y su corazón latía el doctor me pidió que me quitara la ropa interior para hacerme un tacto.

El tacto ha sido lo más horrible que he sentido en mucho tiempo, pero estoy segura que no les interesa saber como es ese procedimiento, después de la incomodidad causada por la invasión a mi privacidad, el doctor abrió la boca solo para decir "Creo que no vamos a pasar de esta noche"....

Me mandó a mi casa con un doppler para monitorear la frecuencia cardiaca de Victoria y me pidió que le llamara si se encontraba baja, pasaron algunas horas y decidí que era hora de dormir, le pedí a @Mangadelmuerto que verificara la frecuencia, encendió el aparato y busco el corazón de nuestra bebé, hizo varios movimientos y apenas pudimos escucharla, cuando por fin encontró el lugar en donde se escuchaba con mayor claridad se dio cuenta de que algo andaba mal.

Llamó al doctor, le dijo que la frecuencia se encontraba por debajo del rango que el había denominado "normal", lo siguiente que escuche fue "vistete y vamos al hospital", era la 1 de la madrugada, solo recuerdo ponerme unos tenis, una pijama muy abrigadora y subirme al auto de mi padre, después de eso supe que el momento más importante de mi vida estaba por llegar...



 

¡Porque soy tu madre! Template by Ipietoon Blogger Template | Gadget Review