martes, 29 de julio de 2014

¿Qué hago con todo esto?

Publicado por Danny Grrrr en 15:53 0 comentarios
Ser mamá es una emoción que no se compara con nada más, es felicidad, risas, lágrimas, angustias, sonrisas y mucha comida.

Procesar y crear un ser humano requiere de muchas fuentes de energía, estoy segura que muchas mujeres como yo saciaron todos y cada uno de sus antojos durante el embarazo.

Cosa que no esta mal pero tampoco esta bien, existen antojos que no aportan algo que haga la diferencia en el crecimiento y desarrollo del bebé, al contrario te suman kilitos extra.

Durante el embarazo justificas tus kilos de más con frases como “Estoy comiendo por dos” “Si no me lo como va a salir con cara de __________ (inserte antojo lleno de calorías)”, pero ¿Qué pasa con todo eso después de que nace tu bebé? exacto, ¡SE QUEDA AHÍ EN FORMA DE GORDURA!.

Después viene la lactancia, en donde se supone que bajarás de peso cuando tu bebé coma y coma y vuelva a comer cada dos horas, pero si eres alguien como yo que no pudo lactar, sabes que esos kilos de más han sido muy difíciles de eliminar.

No sólo eso, la vida para una mamá trabajadora es dos veces más complicada, dejar al bebé listo para que quien lo cuide no tenga problemas, correr a la oficina, tener juntas cada hora, olvidar desayunar y por la tarde comer cualquier cosa, ir al segundo turno labora, llegar a casa con hambre y sin ganas de cocinar para terminar pidiendo comida a domicilio… ¿Te suena?

Algo así ha sido mi vida durante el último año, he intentado cambiar mis hábitos pero mi estilo de vida lo ha hecho más complicado de lo que parece, los kilitos de más y el consumo ilimitado de azúcar y alimentos procesados han hecho que poco a poco me sienta mal, con menos energía, de malas, con mucho estrés y poca concentración.

Intenté tomar multivitamínicos, llevar una dieta más estricta, termine mi relación amorosa con la coca cola y nada de eso era suficiente, un día encontré una pista de lo que ahora ha sido una solución.

Hace una semana probé Vivant , un programa de desintoxicación que ayuda a eliminar de tu cuerpo esas toxinas acumuladas que le hacen daño a tu cuerpo y me gustaría compartir con ustedes esa experiencia.

Existen otros sistemas de detox en México pero por la atención, el precio y el apoyo a la gente local me decidí por Vivant, hacer una inversión así por 6 jugos diarios no es fácil y menos cuando además tienes que comprar leche y pañales.

Los jugos llegaron a casa en una bolsa térmica, frescos y listos para que los tomara al siguiente día.

Me desperté muy temprano y siguiendo las instrucciones me tome el Vita-Shot,  tiene un sabor inesperado para iniciar el día, me pareció un poco picante y amargo, tuve sensación de ardor estomacal pero se fue a los 10 minutos.



Después me tome Verde Coraje con bersa, espinaca y pepino, muy fresco, el sabor más dominante es el pepino, rico pero no mi favorito.



Dos horas después tome Pina-Frescante, creo que me conquisto desde el primer trago, me sentí con mucha energía, la necesaria para jugar con Victoria toda la mañana, me dio tanta confianza que incluso le di un poco de jugo a Tori y le encantó.


Llego la hora de la comida y mientras todos en casa comían delicioso yo me martirizaba pensando que tendría hambre, pero ¡Sorpresa! Mi jugo Agua-cate no sólo era delicioso (debo mencionar que ODIO el aguacate), tenía la porción necesaria para que en ese momento del día no muriera de hambre.



Era hora de recorrer la ciudad para ir por @Mangadelmuerto y tenía muchísimo sueño pues la noche anterior trabajé hasta tarde y es justo a esa hora cuando el cansancio me pega, en ese momento del día tenía que tomar mi Vivant número 4, Alka Lima, un juguito que viene acompañado de una bolsita de chia, no sólo me despertó, también me levantó, como si me hubiera tomado un redbull pero con sabor natural, sin azúcar y sin taquicardia asesina.



Pasaron dos horas y llego la hora de mi favorito Poder Violeta de Betabel, Zanahoria y Limón, si el cielo se pudiera comer, seguro sabría a esto.



Ya se hacia de noche y me dio hambre entonces me tome el útlimo Nu-ez leche, este no me encantó (porque si bien odio el aguacate, me lo como, pero la nuez de la india y yo somos enemigas) el punto es que después de tomarlo me sentí relajada y  se fue el hambre.



Me fui a dormir, al otro día desperté con la cara llena de barritos, me asuste y luego me relaje, pues es natural después de un proceso de desintoxicación, seguí las instrucciones que mandaron a mi correo después de mi día de detox y todo fue mejorando.

Pase un fin de semana de relajación total, los barritos desaparecieron al segundo día y dejaron una piel brillante (no use maquillaje durante unos 4 días después y mi piel se veía perfecta), mis uñas dejaron de romperse (aún días después siguen intactas), las ojeras desaparecieron (supongo que porque pude dormir mejor) me sentí más ligera (no más flaca).


En resumen fue una experiencia súper agradable, estoy segura que la próxima vez que lo haga, pediré el plan de 3 días, si con un día me sentí así de bien, incluso una semana después no me quiero ni imaginar como será con 3 días.
 

¡Porque soy tu madre! Template by Ipietoon Blogger Template | Gadget Review